El Estado del Bienestar

Enviado por ENAE, el 02/07/2013 - 02:00
El Estado del Bienestar

Por Enrique Egea, Director General de ENAE Business School y Director Gerente de la Fundación Universidad Empresa de la Región de Murcia.

 

El estado del bienestar tiene sus orígenes a finales el siglo XIX en Europa y se convierte en realidad  a partir de la II guerra mundial y con la aparición el gobierno laborista en Inglaterra. En la década de los 60 y 70 del siglo pasado experimenta avances importantes, y estos han seguido dándose en los países de la Europa occidental hasta la gran recesión 2007-2009. El estado del bienestar es considerado como el principal rasgo que diferencia a la sociedad europea de las sociedades de otros países.

 

El estado del bienestar tiene como principales componentes, junto a otros, las pensiones, la sanidad, la educación y el desempleo o paro. Las pensiones se están financiando mediante el sistema de reparto, lo que significa que mediante el abono de las cotizaciones sociales por parte de los empleados se obtienen los fondos con que se pagan las pensiones que reciben los jubilados. Este sistema se ve amenazado por distintas causas: primera, una demográfica, el envejecimiento de la población o aumento de la esperanza de vida, y otra económica, que procede, de la situación económica que se atraviese.

 

La sanidad constituye el otro componente del estado el bienestar que necesita mayor dotación financiera después de las pensiones. Se ha aumentado la cobertura en las prestaciones sanitarias y además la mejora en la calidad de las mismas ha supuesto un aumento del coste en su prestación. Igualmente que en el caso de las pensiones, el envejecimiento de la población conduce a un mayor gasto sanitario por persona.

 

La educación y formación es un elemento sustancial para el desarrollo económico de los países. El mayor crecimiento económico no produce mejor educación, sino al contrario, la mejor educación produce mayor crecimiento económico. Mayor nivel de educación y formación inducen a un mayor nivel de conocimientos impulsan la cultura, investigación, innovación, aparición de nuevas tecnologías, mayor productividad y valor añadido por las personas en su actividad, que conducen a un mayor nivel de renta y bienestar, así como a la existencia de regímenes democráticos con instituciones que velan de su desarrollo. Una parte importante de los resultados en la educación y formación, según diversos estudios, está relacionado con el esfuerzo de los profesores, de los alumnos y de los padres.

 

El paro es otro componente importante en los períodos de crisis económica, por lo que el estado del bienestar procura asistir a la situación creada, dotando de atención financiera y procurando el reciclaje formativo de los trabajadores para su incorporación al empleo. 

 

¿El estado del bienestar que han conseguido algunos países de la Europa occidental existe en muchos más países del mundo o no? Es evidente que solo unos pocos de la Europa Occidental y algunos otros disfrutan del estado del bienestar, por lo tanto son innumerables los países de los diversos continentes que les gustaría mucho poder alcanzar este estado del bienestar, pero no es posible para ellos.

 

¿El estado del bienestar nos ha sido regalado o es algo que la sociedad de determinados países ha conseguido con gran esfuerzo? Su consecución no ha sido regalada a la sociedad occidental, sino que la sociedad ha hecho importantes esfuerzos para poderlo conseguir y bien avanzado el siglo XX, que si no hubiera existido un importante crecimiento económico e implantado un sistema democrático avanzado no se consigue. Han sido necesarios los avances tecnológicos y el elevado crecimiento económico los que han permitido el establecimiento de un sistema fiscal que pueda financiar las demandas del estado del bienestar.

 

La financiación del estado del bienestar se produce a través del sistema fiscal implantado en los países de economías avanzadas. Son los impuestos establecidos en el sistema fiscal existente  los que proporcionan los ingresos con los que abonar las diversas prestaciones en áreas como las pensiones, sanidad, educación, desempleo, vivienda y otras. Ahora bien, no puede olvidarse aquí que una buena recaudación del sistema impositivo requiere además un notable crecimiento económico, una elevada población activa y un elevado volumen de empleo, así como una elevada productividad.

 

¿Cuaál es la principal razón por la que se diluye el estado del bienestar en muchos países de la Europa occidental? El bajo crecimiento económico que ésta alcanza en las dos últimas décadas de los 90 y 2000 y peores perspectivas para la del 2010, que es de una media del 2% del PIB aproximadamente, mientras que en los países emergentes está alrededor del 7% del PIB, más de tres veces superior. Este hecho supone que una parte de la producción pasa a los países emergentes que mejoran sus niveles de empleo y renta, al tiempo que disminuye el empleo y renta en la Europa occidental, que solo lo evitara si sustituye la producción que sale con una producción de alto valor añadido y reducida mano de obra. Ahora bien, esta situación conlleva contratar a menor número de trabajadores y de mayor cualificación. Cada vez que las empresas europeas se marchan a invertir y producir en otros países porque en Europa no les sale rentable, estamos perdiendo empleo y renta que afecta al estado del bienestar, aunque este hecho sea necesario para la supervivencia y desarrollo de dichas empresas.

 

Enrique Egea Ibáñez

Catedrático Universidad de Murcia

Director ENAE Business School