ENAE INTERNATIONAL BUSINESS SCHOOL
CENTRO ADSCRITO A LA UNIVERSIDAD DE MURCIA Y A LA UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE CARTAGENA
ENAE International Business School - Cursos y master en Murcia
Blog
03 de Junio de 2011

¿El mercado del tiempo?

E
Por:
ENAE INTERNATIONAL BUSINESS SCHOOL
Sumario:

Por Javier Pagán. Profesor miembro del cuadro docente de ENAE Business School y socio y director de Activa-t

El final del día llega con la tranquilidad bajo el brazo. A medida que la jornada va llegando a su fin, los teléfonos suenan con menos frecuencia, el ruido en la oficina desciende, el tráfico está menos congestionado y la cuidad parece entrar en un estado de letargo temporal hasta que el despertador la vuelva a sacudir al día siguiente. En ese momento, la bajada de revoluciones externa parece sincronizada con el bajón interno, que, en forma de cansancio, advierte que la batalla ha llegado a su fin y que es momento de retirarse para recuperar fuerzas.

Es tarde y  queda el camino de vuelta, que, con suerte, no llevará mucho tiempo y permitirá pasar un rato con la familia antes de que el cansancio se apodere definitivamente del cuerpo y lo adormezca hasta caer en un profundo sueño. El día fue, como de costumbre, duro. Clientes que consideran el tiempo de los demás como un derecho adquirido del que pueden hacer un uso indiscriminado por la posición ventajosa que ocupan, incidencias, difíciles de resolver por la falta de interés y la dejadez de las partes involucradas, que consumen más tiempo del estrictamente necesario,  y batallas internas, fruto de las diferencias de interés y criterio de las personas que conforman la organización, que inmovilizan la resolución y obligan a emplear más tiempo del deseado. Y por fin llega el pitido final marcado por la desconexión de un ordenador que marcar el tempo del trabajo.

Ya fuera, se nota que el día está llegando a su fin. Y pese a que llevar un frenético ritmo de trabajo ha permitiendo avanzar en multitud de frentes, el sabor con el que se abandona la oficina no es de satisfacción o victoria ¿Cómo se puede explicar esta sensación con lo buenos que han sido los resultados obtenidos?

El ritmo diario es trepidante. Las personas parecen moverse con la misma sensación de angustia y urgencia que un artificiero intentando desactivar un artefacto asociado a un temporizador. El tiempo pasa, dejando tras de sí la sensación de que cada vez se tiene menos para hacer lo que se van dejando para un mejor momento. La urgencia parece haberse convertido en la norma que marca un ritmo que, en apariencia, no deja lugar para hacer otras cosas, las importantes. Hacer para satisfacer es lo que cuenta, y cuanto más se haga, mejor.

En el intento por ayudar a las personas a mejorar el uso que hacen de su tiempo, surgen multitud de técnicas, libros y jornadas orientadas a difundir la importancia de la organización personal, convirtiendo de este modo al tiempo en una secuencia de tareas que la persona debe ejecutar a la mayor velocidad y con la menor distracción posible. Esta visión reduccionista del tiempo “eleva” a la persona a la categoría de máquina, “reduce” el tiempo a la de unidad de medida y “valora” a la persona por el resultado que muestran sus indicadores.

Y mientras se pelea por hacer más en menos, el tiempo sigue su curso, las estaciones desfilan, los niños crecen, y los años se suceden. Pero estos indicadores pasan inadvertidos para unas personas que piensan que el tiempo las espera, que ya llegará el momento de hacer lo que hoy no pudieron. Ahora lo que toca es ir por la vida a toda velocidad haciendo todo lo que se pueda y estrujándose los sesos para identificar nuevas fórmulas, métodos y trucos que permitan maximizar, aún más si cabe, el uso que hacen del tiempo. Y están tan preocupadas, concentradas y obsesionadas por “cumplir” con lo que se espera de ellas, que se olvidan de preguntarse por qué hacen lo que hacen y si disfrutan de ello.

Y en ciertos momentos de lucidez se levanta la cabeza y se toma conciencia de dónde se está y de los daños colaterales que se han tenido que asumir a lo largo del viaje. Pero no hay tiempo que perder, el tren de la vida va a alta velocidad y no espera a quien se rezaga. Pararse a pensar y reflexionar es un lujo sólo al alcance de quienes son improductivos y no tienen interés por triunfar en la carrera de la vida o de quienes quieren complicarse la vida haciéndose preguntas sin respuesta. Y es que definitivamente el tiempo no se puede gestionar, no se puede manipular ni comprar, solo se puede vivir, y cada uno decide cómo hacerlo.

Artículos recomendados

Jefes que inspiran o jefes que extinguen: la clave del éxito o el fracaso empresarial

A todos nos gustaría tener a nuestro lado a jefes que nos transmitieran sus conocimientos y...

ENAE Business School arrasa en su Foro de Empleo: más de 70 empresas y talento sin límites

Profesionales, posgraduados y empresas líderes de la Región de Murcia se reunieron en un ambiente...

Acoso Laboral

A raíz de una relectura de la pirámide de Maslow, reparé en los diferentes tipos de necesidades que...
También te podría interesar leer
Más de 1000 asistentes y 5000 currículum gestionados en Future Jobs Day 2024

Más de 86 empresas y 1.000 asistentes en el Foro de Empleo Future Jobs Day 2024

E
Los días 17 y 18 de abril empresas, profesionales e instituciones se reunieron en Future Jobs Day con el objetivo de impulsar el talento y desarrollar el tejido empresarial murcianoCon más de una veintena de ediciones, Future Jobs Day es un evento...
En ocasiones veo ofertas fantasmas

En ocasiones veo ofertas fantasmas

E
La Real Academia Española cuenta con hasta ocho acepciones para el término fantasma, desde población no habitada hasta aparición de una persona muerta. No obstante, para hablar de ofertas de empleo la más adecuada es la número siete: “Aquello que es...
El Impacto Transformador de la Inteligencia Artificial en las Ventas

El valioso papel del vendedor profesional en la era de la Inteligencia Artificial

El Impacto Transformador de la Inteligencia Artificial en las Ventas“Es esencial reconocer que el propósito de la IA no es suplantar la interacción humana, sino enriquecerla.”En la era de la inteligencia artificial (IA), el mundo de las ventas está...