África Shubsahariana: ¿Un mundo de Oportunidades? Angola entre ellas.

Enviado por editor, el 05/06/2014 - 02:00
África Shubsahariana: ¿Un mundo de Oportunidades? Angola entre ellas.

 

 

por Eduardo Oliveira, Director General de HOMT España SA, Profesor del Máster en Dirección Economico Financiero y Máster en Dirección y Gestión de Comercio Internacional en ENAE Business School

Hasta hace poco más de una década, la vasta región que conocemos como el África subsahariana era sinónimo de hambrunas, pobreza, guerras, misioneros y ONG. Hoy, aunque los anteriores términos son comunes todavía, la perspectiva ha cambiado radicalmente. En África podemos encontrar hoy en día los países que tienen

mayores tasas de crecimiento del PIB a nivel mundial, y como región podemos afirmar a día de hoy, que el África subsahariana es la zona donde la perspectiva de crecimiento es la más alta del planeta.

 

Los países que más crecen económicamente. Media anual de crecimiento del PIB en el periodo 2001 - 2010.

Angola 11.1

China 10.5

Myanmar 10.3

Nigeria 8.9

Etiopia 8.4

Kazakstán 8.2

Chad 7.9

Mozambique 7.9

Camboya 7.6

Ruanda 7.6

Las perspectivas de crecimiento para el

periodo 2011 - 2015:

China 9.5

India 8.2

Etiopía 8.1

Mozambique 7.7

Angola 7.6

Tanzania 7.2

Vietnam 7.2

Ghana 7.0

Zambia 6.9

Nigeria 6.8

 

Las diferentes fuentes de análisis macroeconómico coinciden y así el FMI indica en 2012 que 10 de las 20 economías

de mayor potencial de crecimiento hasta 2017 son países africanos.

 

Nos encontramos por lo tanto ante una nueva realidad: hay un sustrato de crecimiento económico sostenido en estos

países alentados por varios factores que a continuación se describen.

 

• Gran riqueza en recursos naturales junto al incremento de los precios mundiales de las materias primas.

• Mejora de la estabilidad política en muchos países de la zona.

• Situación macroeconómica equilibrada.

• Posibilidad de financiar operaciones: tanto exportaciones como inversiones.

• Descenso paulatino de los niveles de pobreza.

• Mejora de la seguridad jurídica en general, lo cual ha llevado a una importante subida de la inversión directa internacional.

En este entorno, estos países se convierten en una fuente de oportunidades para muchas empresas, destacando los siguientes sectores:

• Infraestructuras (energía, trasporte, aguas, etc.): estos países tienen unos niveles de infraestructuras básicas muy

bajo y deben dedicar importantes recursos a su desarrollo. Una gran parte de los ingresos procedentes de la exportación de los recursos naturales se dedican a este campo.

• Construcción de viviendas, sobre todo de carácter social. Hay una enorme necesidad en este sentido.

• Agricultura: el nivel de desarrollo de este sector es muy bajo todavía. Las oportunidades son inmensas debido a

las capacidades de producción que tienen. Con el incremento de la población mundial los precios de los productos

agrícolas tienden a aumentar y aquí estará otra de las grandes fuentes de ingresos para los países africanos en

los próximos años.

• Minería, petróleo y gas: África es rica en estos recursos y su explotación requiere de grandes inversiones y la

presencia de multitud de empresas que participan dentro del ciclo global de cada proyecto.

• Servicios especializados: consultoría de todo tipo, financiación, ingeniería, formación, etc. Estos países no tienen medios propios o empresas locales que puedan cubrir estas necesidades.

Por ello requieren del apoyo de empresas y personal especializado para poder avanzar más rápido. Destacaría las enormes oportunidades que existen en el campo de la enseñanza y formación a todos los niveles.

 

Llegado a este punto está claro que estamos ante una región dinámica, con grandes oportunidades para nuestras empresas. Para aprovecharlas hay que desarrollar una adecuada estrategia de internacionalización adaptada al país o países en los que se pretende actuar.

Para ello obviamente es importante conocer la realidad concreta de los países, donde se piensa que el entorno es más favorable a la hora de cerrar operaciones.

 

En este sentido vamos a analizar brevemente la situación de uno de los países más dinámicos del África subsahariana, donde quizá la presencia española es la más significativa en la región: Angola.

Este país, situado en la costa oeste de África tiene una población en torno a los 20 millones de habitantes, es 2,5 veces

España en extensión y posee un buen número de recursos naturales, comenzando por el petróleo cuya producción está cerca de los 2 MM barriles/día. Como dato interesante destacar que la segunda empresa africana por volumen de facturación es Sonangol, empresa nacional de petróleo de Angola.

Su cuadro macroeconómico es excelente, destacando entre otros datos el crecimiento del PIB ya mencionado, su gran superávit en la balanza por cuenta corriente (en torno al 8% del PIB), baja deuda externa (19% del PIB), saldo fiscal positivo (6% del PIB) y gran volumen de reservas de divisas (cerca de 35.000 MM USD).

La historia reciente ha sido complicada derivada de una guerra civil que comenzó tras la independencia en los años 70, y  no terminó definitivamente hasta el año 2004. Desde ese momento y con algún pequeño altibajo en el año 2009, el país ha gozado de una situación clara de boom económico que se espera continúe en los próximos años, y que ha transformado en gran medida el país.

 

Los potenciales sectores de interés para las empresas son los ya tratados, destacando:

• Recursos naturales: grandes posibilidades en particular en oil & gas. Repsol ya cuenta con inversiones en bloques de exploración. Todas las grandes multinacionales petroleras están en Angola, sus subcontratistas, las empresas de servicios, etc.

• Infraestructuras relacionadas con el transporte, energía, agua, etc. El plan de inversiones del Gobierno para los próximos años es de miles de millones de USD. El país además tiene recursos para pagar los proyectos. Destaca la presencia de contratistas chinos y brasileños en los grandes proyectos. Hay ya una nutrida presencia española, destacando el grupo Abengoa, Elecnor,etc.

• Construcción de viviendas sociales: hay un plan gubernamental para la construcción de un millón de unidades hasta el año 2016.

• Agricultura. Derivado de la duración de la guerra se ha perdido el conocimiento agrícola del país. Las condiciones son inmejorables para la producción (clima, agua, suelos, etc.), pero actualmente importan cerca del 80% de sus necesidades.

Según el Banco Mundial, Angola puede ser uno de los graneros del mundo y podría llegar a producir alimentos para más de 200 MM de personas. Hoy en día es una de las prioridades del Gobierno este sector y una gran oportunidad para empresas de consultoría, contratistas, operadores, inversores, etc.

• Servicios especializados. Hay una gran necesidad de formación y de servicios especializados que permitan al país avanzar a mayor velocidad. Hay multitud de empresas y profesionales, portugueses y brasileños principalmente, que desarrollan su actividad en este país. Aquí hay un gran nicho para empresas españolas de todo tipo y todos los tamaños dentro de esta área.

En Angola además la marca España funciona. Hay una excelente relación política bilateral y un interés mutuo de los dos gobiernos en ser socios estratégicos.

Esto un factor favorable para las empresas españolas ya que una buena sintonía política es clave para proteger las acciones comerciales de las empresas a la hora de firmar y cerrar operaciones.

España tiene líneas abiertas de financiación con Angola y así CESCE tiene importantes límites de cobertura de riesgo que superan los 500 MM EUR. Adicionalmente hay bancos españoles e internacionales (BBVA, Deutsche Bank, Credit Suisse, etc.) dispuestos a financiar proyectos y operaciones, a los que hay que añadir las capacidades de la banca local y de los bancos multilaterales (Banco Mundial o Banco Africano de Desarrollo).

En definitiva Angola tiene grandes oportunidades en diferentes sectores, las empresas españolas son bien venidas, y hay diversas alternativas a la hora de financiar operaciones o de cubrir los riesgos inherentes a los proyectos. La

seguridad jurídica es razonable y además muchos de los países cercanos parece que caminan por la misma senda.

 

Es claramente el momento de África.

 

Fuera de los aspectos económicos, nos seduce siempre su exotismo, hermosa naturaleza, y carácter único de sus diversas culturas. Al mismo tiempo son países cercanos a Europa donde nos podemos comunicar fácilmente en nuestros idiomas: portugués, inglés, francés e incluso español (muy extendido en Angola por ejemplo). Está mucho por hacer y el africano además es profundamente agradecido si le respetamos y le demostramos que queremos tener una relación de beneficio mutuo.

 

Para nuestro país el futuro está en la internacionalización y hoy las oportunidades están mirando al Sur. No las perdamos de vista.