Más allá de un Workshop de Pensamiento de diseño

Enviado por Dimas Agudo Carrasco, el 11/01/2021 - 05:36
Profesor de ENAE Business School. CoFounder & Innovation Manager Rapsodia

Director de MBI (Master Business Innovation) ENAE

CEO & Founder Let's Flow Murcia

CEO & PARTNER Rapsodia Innovation Center.

CIO Branward

Business strategy Specialist Manual Thinking

 

BEYOND A DESIGN THINKING WORKSHOP

Wow¡, 4 palabras “anglosajonas” cargadas de concepto, empezamos fuerte.

Presenciamos la proliferación exponencial de metodologías, procesos y herramientas de innovación que nacen por la necesidad que tienen las empresas de generar productos o servicios que tengan un componente diferencial y que aporte valor a los usuarios. La alta competitividad del mercado, donde diferenciarse es muy complicado y la constante oferta de nuevos productos hace que además estos procesos de innovación/impulso/crecimiento tengan que tener un componente ágil, no solo para los directivos sino además para los integrantes de la empresa, cada uno en su departamento correspondiente.

La innovación por tanto debe aplicarse no como un modelo piramidal o en cascada, sino mas bien con una forma geométrica tridimensional, con un constante feedback entre los agentes y el usuario. El Workshop se ha convertido en la pieza angular de los procesos de impulso empresarial e innovación. Un espacio creado para la reflexión y el dialogo donde la interacción con el consumidor, el stakeholder y los diferentes departamentos de la empresa sea saludable.

Un sistema ágil de creación de conceptos y aproximaciones a retos complejos.


CONCEPTO (LA ARQUITECTURA DEL WORKSHOP)

Para poder sacar el máximo partido a las jornadas de Workshop se ha creado la llamada arquitectura del Workshop.

Un sistema articular que nos permite estructurar en 3 grandes bloques de tiempo: Pre-Durante-Post.


A/ PRE:

Revisar los objetivos, seleccionar el material de estimulo, generar hipótesis de solución, son elementos que componen el Pre. Así como elaborar el mapa de Stakeholder, una cartografía de los diferentes acciones, su grado de implicación y las relaciones con el fin de elegir que participantes son necesarios para trabajar en el workshop. Este Mapa es muy importante pues su buen hacer nos asegura gran parte del éxito. Seleccionar a los participantes clave (ni mas ni menos, los justos y necesarios). 

Un workshop tiene dos factores: cuantitativo y cualitativo. Los participantes componen el factor cualitativo, es decir, no hace falta una gran cantidad de personas, sino las que realmente aporten valor y visión a la investigación.

Steve Jobs y su filosofía de Apple de menos es mas, minimizando al máximo todos los procesos implicaba el no permitir entrar a las reuniones a mas gente de la necesaria para cada objetivo. No se trata de estar por estar, sino de que quien esté sea justo el perfil necesario y así exprimir sus conocimientos al máximo.

El diseño del workshop reside en convertir un reto en varios objetivos; cada objetivo en varias tools; y cada tool en armas de impulso.

 

 

 

Todo workshop está compuesto por un reto central que suele ser una pregunta aspiracional. Determinar las respuestas será pues el foco del workshop. Este reto tiene que ser lo suficientemente amplio parar que dé juego, pero no demasiado abstracto pues se puede perder el foco o la misión.

De este reto sacamos objetivos concisos, claros y contundentes con el fin de no desviarnos de nuestro cometido. Cuanto más concretos sean más profundidad se alcanzará.

De la infinidad de herramientas que existen en el Design Thinking se eligen las más adecuadas para ayudar a resolver estos objetivos. Las herramientas se convierten entonces en armas de impulso. Es muy importante que la herramienta esté alineada con el transcurso del workshop, pues no podemos generar herramientas tan complejas que difuminen el fin de la herramienta. Dicho de otra manera, el contenedor (tool) no debe superar al contenido (ideación).


B/ DURANTE:

MODO DE JUEGO Trabajamos en modo juego. ¿Qué quiere decir esto? En un workshop participan personas de diferentes perfiles profesionales que tienen una jerga y una estructura de pensamiento diferente. Si cada uno estructura los conceptos de una manera distinta, es muy difícil llegar a acuerdos y pactos, lo que para una historiador podría parecer un numero uno en romano (I), para un catedrático de literatura es la novena letra del abecedario.

El modo juego nos permite generar un lenguaje común, una regresión a la infancia, cuando participábamos en sesiones de Co-Creación con otros niños creando historias y cuentos prototipados con cochecitos, maquetas y figuras. La duración de esta sesión nos la marcaba en muchas ocasiones el recreo, donde nos juntábamos con niños de diferentes edades y puntos de vista sobre la vida.

De igual manera, en un workshop agrupamos a varios perfiles, con diferentes puntos de vista, y les damos herramientas para que sean capaces de entenderse entre sí, generando una serie de información multidisciplinar valiosísima para las empresas.


TIEMPO

El tiempo va definido por el flow, que funciona como una obra de música clásica, donde cada músico de la orquesta está totalmente engranado con los continuos. El continum es parte fundamental del procedimiento creativo, no se puede parar y tampoco puede pasar ni demasiado ni poco tiempo, tiene que estar todo acompasado.

Pensar el flow, con sus tiempos es la parte más trascendental, pues cualquier error en esta parte del proceso influiría en la calidad del resultado. Herramientas demasiado densas generaría insights difusos, y por el contrario, un flow demasiado pobre generaría insights demasiado obvios.


ESPACIO

El entorno influye sobremanera a la hora de crear y el concepto tradicional de oficina se queda cojo, así que hay que contar con un espacio que potencie la creatividad, el pensamiento disruptivo, la co-creación y el buen ambiente.

También influyen los estímulos o materiales de los que se disponga, pues son piezas esenciales en un sentido o en otro. La variedad de estímulos generarán el marco de actuación: un elemento cualitativo, es decir, es mejor poner 10 colores que mezclados puedan dar 100, que poner 100 directamente sobre la mesa. No hay que poner por poner diferentes estímulos, sino elegir previamente para que pueden servir, con el fin de generar un amplio abanico de posibilidades.

La disposición de diferentes herramientas gráficas conceptuales por el espacio, son formas de organizar las ideas a través de cuadrantes o matrices que facilitan que aquello que imaginamos o investigamos quede recogido y registrado de forma visual en diagramas sencillos y claros. El propio gráfico nos ayuda a pensar de manera estructurada y a organizar nuestras ideas. Es importante el factor de descubrimiento en estos visuales, ya que combinar elementos que a priori resultan obvios mirándolos con un nuevo enfoque que nos brinde el pensamiento lateral, nos ayudará a encontrar insights.

 

 


CROSS-SECTORING

El cross-sectoring permite la innovación en un sector buscando respuestas en otro que en apariencia no tiene nada en común. Dicho de otra manera, si tuviéramos que diseñar un tornillo e hiciéramos la investigación en una ferretería, pasando por proveedores, ferias del sector y distintos productos relacionados, el producto final no sería más que un nuevo tornillo.

De esta manera, la innovación creativa propone una reconstrucción de los conceptos en subconceptos o atributos con el fin de buscar en otros sectores totalmente diferentes e indagar. Este mix nos llevará al descubrimiento de nuevos elementos que sin duda fortalecen la innovación disruptiva e incremental.

Es por eso que la sensibilidad en Design Thinking se consigue a través de la práctica, como diría una empresa de zumos, 100% experiencia, sin azúcares añadidos. La práctica de diversos proyectos de la A a la Z te da una fortaleza hábil, relegando la teoría a un segundo plano meramente formativo.


EMPATÍA

Los estereotipos son modelos, que nos sirven para mostrar una dirección en la que orientar nuestra forma de pensar. Aplicar estereotipos nos ayuda a pensar de manera diferentes de como hacemos habitualmente. ¿Qué haría si fuera X? es una pregunta que nos permite pensar empatizando.

Si conocemos o intuimos que reglas de pensamiento sigue la persona estereotipo solo tenemos que intentar ver el mundo con esa lente y así orientar de manera distinta nuestro pensamiento.


C/ POST:

Un punto muy importante de los workshop es que al finalizar tienes unas conclusiones tangibles que permiten testear, si el workshop ha salido correctamente evitamos un cacao de información muy dispersa y abstracta. En esta fase ya tenemos hitos concretos con los que dar pasos. Es muy importante generar infografías que ilustren toda esta información, con el fin de saber el punto de partida y a donde hemos llegado.

El workshop genera un trabajo exploratorio de una temática concreta que en un marco de tiempo muy concentrado es capaz de sacar lo mejor de cada participante para generar beneficio y valor para las empresas.

Un trabajo positivo y dinámico donde el pro-común se llena de contenido de valor y donde el factor de aprendizaje y la suma de la experiencia colectiva, generan múltiples soluciones al reto central.

Al final, de lo que se trata es de Co-construir con personas muy diversas y variadas. ;)

 

"Artículo extraído del Nº XX de la Revista de la Asociación de Antiguos Alumnos de ENAE Business School".