La ‘tregua arancelaria’ con EE UU devuelve el optimismo a Murcia

Enviado por ENAE, el 09/03/2021 - 01:03

 

Queso, vino y cítricos murcianos a punto de regresar a Estados Unidos

La derrota electoral de Donald Trump y la toma de posesión de Joe Biden como presidente de Estados Unidos ha devuelto cierto optimismo a los productores españoles tras una primera medida tomada por el demócrata apenas mes y medio después de acceder a la Casa Blanca: declara una tregua en la ‘guerra’ comercial con la Unión Europea y levanta los aranceles impuestos a los productos del otro lado del Atlántico.

En el caso de la Región de Murcia, los productos más beneficiados por la medida son quesos, vinos y limones. La tregua es de cuatro meses, en tanto se abre un periodo de negociación entre la nueva administración estadounidense y los técnicos europeos.

Origen del conflicto arancelario

Todo inicia en el 2004, cuando el entonces Gobierno de George Bush denunció a la Unión Europea ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por las ayudas económicas públicas que prestaba al consorcio aeronáutico Airbus. EE UU entendía que este supuesto trato de favor perjudicaba a la aeronáutica norteamericana Boing. Las ayudas no eran inversiones directas, si no créditos a Airbus a un interés por debajo del precio del mercado.

Tras seis años de litigio, la OMC dictaminó en 2010 que la UE debía dejar de prestar estos apoyos y se comprometió a eliminar este tipo de créditos en 2011. La administración de Estados Unidos no se dio por satisfecha al considerar que los países europeos aún contravenían la resolución de la Organización Mundial de Comercio y solicitó un arbitraje que se resolvió siete años más tarde, en 2018. EE UU volvía a ganar y ahora con la autorización de la OMC para imponer aranceles en una cuantía equivalente al supuesto daño que había sufrido Boeing por las ayudas a Airbus. El ‘daño’ se estimó 6.900 millones de euros anuales de los que España, como integrante del consorcio aeronáutico europeo, debía asumir cerca de 1.000 millones.

España y la UE

La entrada en vigor de los aranceles, que se fijaron en un 25%, se produjo el 18 de octubre de 2019 y se estimó que el descenso de ventas españolas a Estados Unidos se reduciría en torno a un 12% en los principales productos exportados: aceite de oliva, vino, aceitunas, quedos, carne de porcino, zumos, licores, moluscos y frutas en conserva.

Efectos financieros para las exportaciones

Los últimos cálculos del departamento de Aduanas y facilitados por el Banco de España concluyen que la subida arancelaria de Trump ha afectado al 7,4% de las ventas españolas a Estados Unidos, lo que traducido a cuantía serían unos 130 millones de euros, de los que cerca de 40 millones corresponderían a los exportadores murcianos.

En quesos, la Región de Murcia exporta en torno a 14 millones de euros anuales a Estados Unidos; en vino, algo más de 16 millones y de licores, las ventas a EE UU suponen unos 5,5 millones de euros. En limones, el volumen de ventas es inferior, unos dos millones de euros, si bien el mercado había multiplicado por cinco sus exportaciones a aquel país, lo que demuestra la clara progresión de las ventas y que podía quedar truncada de mantenerse los aranceles.

Estos aranceles no suponen de facto un impedimento para continuar con las ventas. Sin embargo, un encarecimiento del producto hasta en un 25% con un sobrecoste que debía pagar el comprador, sí hacía que los importadores buscaran productos más baratos en países a los que no afectara el arancel. Además de los precios, los productores españoles han sufrido las consecuencias del efecto psicológico del proteccionismo a ultranza que Donald Trump quiso aplicar en su mandato.

El primer efecto positivo de la tregua en la ‘guerra de aranceles’ la experimentarán los productores de limón. Su interprofesional, Ailimpo, prevé retomar la exportación a gran escala de producto regional con unas primeras 5.000 toneladas que podrán salir de Murcia a partir de abril y recuperar la progresión de las ventas que se había visto interrumpida en 2020 por el sobreprecio a pagar.