Los principales roles líderes de una empresa

Enviado por ENAE, el 08/02/2021 - 05:37

 

¿Qué significan las siglas de los altos cargos y cómo llegar a ocuparlos?.

 

'Sopa de letras' para ¿nuevas? ocupaciones. (CEO, COO, CMO, CFO, CIO, CTO, CCO y CDO).

“The business world speaks english”. El mundo de los negocios habla inglés, o al menos lo intenta. Nuestro negocio no tiene por qué estar vinculado al mundo sajón. Posiblemente nuestra firma se centra en el mercado nacional, no exporta y nuestros proveedores tampoco traspasen fronteras. Sin embargo, tanto el business como el organigrama de la compañía sí se han internacionalizado.

Ya no se trata de mercadotecnia, sino de marketing; ni existencias, sino de stocks; ni dinero en efectivo, sino de cash; el jefe es el chief; el administrador de las redes sociales, el community manager… y así centenares de ejemplos de términos que manejamos cada día. Lo hemos incorporado a nuestro vocabulario y han venido para quedarse.

En este post (otro vocablo atribuido a cualquier texto que se publica en internet) vamos a centrarnos en la auténtica ‘sopa de letras’ en que se han convertido los principales cargos ejecutivos de las empresas. El hasta ahora consejero delegado, director ejecutivo o director general, según el caso, ahora es el CEO (Chief Executive Officer – Oficial Ejecutivo en Jefe). Por lo frecuente que resulta es más que probable que la conozca, la emplee e incluso usted lo sea, ¿Pero conoce todas las demás?

La C del 'Jefe'. El CEO

¿Qué es? ¿Quién es? Ocupa la mayor responsabilidad de la empresa. Puede ser o no el presidente de la empresa (Company President) por lo que en ocasiones se solapan ambas figuras. Como se ha señalado, el CEO es el primer ejecutivo de la compañía y estaría bajo las órdenes directas del presidente o el consejo de administración.

Se ocupa de dictar la estrategia empresarial, tomas las principales decisiones y ejercer de líder.

Su formación no tiene porqué adaptarse a un único perfil. Una licenciatura o un grado en Administración y Dirección de Empresas, además de un máster son sus orígenes más frecuentes; pero también hay CEO procedentes de las facultades de Derecho, Económicas o ingenierías.

El COO, director de operaciones

En las corporaciones más grandes, inmediatamente por detrás del CEO se sitúa el COO (Chief Operating Officer), el director de operaciones. Sus funciones son variables dependiendo de la estructura de la empresa. Sin embargo, por regla general suele asumir la coordinación de todos los procesos y logística y operaciones de la compañía. Por tanto, también coordina los diferentes departamentos.

En tanto el CEO marca la estrategia, el COO se ocupa de su correcta ejecución. Bajo su responsabilidad está el diseño de los planes de trabajo y en ausencia del primer ejecutivo asumirá su representación.

El director de operaciones tendrá una gran formación académica, pero además de ello requiere conocer a fondo cada uno de los departamentos de la empresa, por lo que una formación específica en el sector del que se trate facilitará su tarea.

Además de la formación su perfil requiere de cualidades de liderazgo, gestión de equipos y capacidades de comunicación.

El CMO, director de marketing

Podemos contar con el mejor producto o servicio, pero de nada servirá si no llega al público. Conocido como Chief Marketing Officer (Director de Marketing), el CMO traza y desarrolla las estrategias de publicidad, las promociones y las técnicas de venta. Identificará los nichos de mercado analizando al cliente y sus necesidades al tiempo que gestionará la marca (branding, otro anglicismo).

Su figura, reconocida o no con el nombramiento, es fundamental en el organigrama de una empresa y posiblemente el más innovador de todos los directivos. Este marketer (de nuevo un anglicismo) debe encargarse de que la decisión de compra de un producto o servicio se convierta en la mejor de las experiencias para el cliente.

Definirá el producto, su nombre, su presentación, su formato… Pero también velará junto a su equipo de que no se rompa la cadena de stock, hará su publicidad, diseñará la promoción que va a acompañarle y gestionará el servicio de atención al cliente.

Su formación suele ser específica: Publicidad y Relaciones Públicas, ADE y Marketing o Marketing y Comunicación Comercial. También ampliada con cursos de posgrado en marketing online.

 

Marketing y publicidad

 

El director financiero es ahora el CFO

Chief Financial Officer, el director financiero. Las siglas CFO, que reconocen su cargo en inglés, también se han asentado en nuestro mundo empresarial. Su responsabilidad es máxima en la buena marcha de las finanzas de la compañía.

Elabora los planes económicos y financieros. No habrá inversión si previamente no ha recibido el visto bueno del CFO, que es quien conoce los riesgos para nuestros balances, nuestra capacidad de endeudamiento. No es un mero contable, pues debe aportar análisis más allá de los números.

A las órdenes directas del CEO cuidará del acertado uso de los recursos y también de obtener financiación para afrontar nuevos negocios, adquisiciones, gastos…

Esta figura tan específica suele contar con formación económica y empresarial como Administración y Dirección de Empresas o Finanzas y Contabilidad, y posteriores estudios posgrado en Dirección Económico Financiera, Gestión de Riesgos y otros similares.

El CIO, el director de sistemas

Al director se sistemas de información (en algún momento conocido como director de informática) hoy le denominamos CIO (Chief information officer). Su papel ha cobrado especial importancia en las empresas. No limita sus funciones a la buena marcha de los equipos informáticos, si no que el avance continuo de las altas tecnologías en los sistemas de gestión y producción requiere de una figura que asuma funciones trasversales y obtenga el máximo rendimiento aplicando estrategias innovadoras.

La digitalización empresarial no solo ha puesto en valor la figura de los técnicos, si no que ha elevado al responsable de tecnologías a los más altos cargos de la dirección.

Las encuestas entre estos profesionales revelan que dos de cada tres horas de su tiempo están dedicadas a fomentar la innovación para optimizar los resultados de la empresa.

Con su nueva tarea ejecutiva, el CIO no solo debe contar con conocimientos tecnológicos, también ha debido mejorar competencias en administración y dirección de empresas y por supuesto liderazgo para coordinar equipos.

CTO y el complemento al CIO

CTO (Chief Technology Officer) es un complemento al CIO, con unas funciones que en ocasiones pueden solaparse, asumirlas una sola personal o complementarse.

En tanto los sistemas de información estarían bajo la supervisión del CIO, la responsabilidad técnica podría corresponder al CTO. Puede ser también responsable de los equipos de ingeniería e incluso seguir denominándole ‘ingeniero jefe’.

Con la tecnificación de los procesos, las empresas demandan el perfil de un profesional que coordine a los técnicos, analice soluciones tecnológicas e implante innovaciones.

Esta responsabilidad suele decaer en ingenieros con visión global en el análisis y desarrollo de negocios.

 

Sistemas de Información

 

El director de comunicación, el dircom o el CCO

El jefe del Departamento de Comunicación o Director Ejecutivo de Comunicaciones o por abreviar en español dircom, también tiene sus siglas en inglés: CCO (Chief Communications Officer). No confundir con el ‘otro’ CCO: Chief Commercial Officer o director comercial).

En colaboración continua con el CEO (primer ejecutivo) y CMO (marketing) diseñará los planes de comunicación de empresa, tanto hacia el exterior como al interior de empresa entre departamentos y los propios trabajadores.

También puede hacerlo con los proveedores, los inversores y los clientes.

Gran parte de la buena o mala reputación de la empresa recaerá sobre este profesional que aplicará el “si no se comunica, no existe”, por lo que debe mantener estrecha relación con los medios de comunicación y en muchas ocasiones asumir las políticas de Responsabilidad Social Corporativa; y velar por el cumplimiento de la misión, visión y valores de la empresa como imagen pública de la compañía.

Su perfil ha respondido tradicional a una formación en periodismo, relaciones públicas o en áreas similares. En la actualidad se le exigen también conocimientos en administraciones de empresa y marketing.

El CDO o director digital

La figura del Chief Digital Officer se ha incorporado más recientemente al organigrama de las empresas. Su misión es la adaptación de la compañía a un modelo de negocio online.

Internet ha multiplicado por mucho la posibilidad de negocio, pero esa transformación no es fruto del azar, sino que responde al desarrollo de una estrategia previamente diseñada.

Análisis del mercado, presencia en internet, gestión empresarial, marketing y ecommerce son las principales competencias del CDO, que deberá trabajar con todos los departamentos de la compañía para que el salto al negocio 2.0 no falle en ninguno de los departamentos: recursos humanos, financiero, administración, atención al cliente…

Las siglas abrevian cargos y atribuciones. Sin embargo, ya sean en inglés o en castellano solo la formación y pericia de cada profesional le convertirá en el perfil idóneo para el puesto.