ENAE INTERNATIONAL BUSINESS SCHOOL
CENTRO ADSCRITO A LA UNIVERSIDAD DE MURCIA Y A LA UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE CARTAGENA
ENAE International Business School - Cursos y master en Murcia
Blog
10 de Mayo de 2021

Los recursos no son infinitos. Camino hacia una empresa sostenible

E
Por:
ENAE INTERNATIONAL BUSINESS SCHOOL
Sumario:

Empresa y desarrollo sostenible

¿Cuáles son los beneficios de una empresa sostenible? 

La primera revolución industrial en la segunda mitad del siglo XVIII representó una transformación de la economía, hasta ese momento basada en el mundo rural, hacia otra urbana y mecanizada. La llamada segunda revolución industrial desde finales del XIX hasta los años veinte del XX sobrevino por la tecnificación de la industria y el uso de nuevas energías como el gas y la electricidad. La tercera revolución, esta vez de la información ya en el siglo XXI, da un paso más y la industria comienza a caminar hacia el uso de energías renovables y optimización de la cadena de suministro.

Los protagonistas de estos cambios son las empresas que en su tercera revolución toman conciencia de que los recursos naturales no son ilimitados y que su consumo debe restringirse.

En este tiempo surge también el concepto de empresa sostenible. No hay un autor al que atribuir esta consideración, que se define como aquella empresa que busca su valor económico al tiempo que el social y el medio ambiental en la zona en la que actúa.

La sostenibilidad empresarial se ha convertido ya en una prioridad para la mayoría de las compañías que ahondan en nuevos modelos basados en equilibrios entre la economía, el bienestar social y la defensa de los ecosistemas. Por tanto, además de la rentabilidad de los negocios, estas empresas se caracterizan por aplicar sistemas productivos que respeten el medio ambiente y la prosperidad de la comunidad en la que actúa.

Por supuesto, los buenos principios que asumen las empresas sostenibles son valorados por los consumidores y sus marcas son más apreciadas en los mercados, lo que les aporta una ventaja competitiva. Una empresa sostenible es más atractiva para el inversor, su productividad mejora, retiene el talento de sus trabajadores y logra importantes ahorros de costes mediante medidas de reducción y la reutilización de recursos.

El ahorro de consumo y el reciclaje son dos de los conceptos utilizados en la denominada ‘economía circular’. Este concepto fue utilizado por primera vez por los economistas británicos David W. Pearse y R. Kerry Turner en 1989, y venía a ser el contrapunto a una economía basada en el modelo producir/consumir/tirar. Ellos proponen un nuevo ciclo en el que impere la reducción de consumos, la reutilización del producto y el reciclaje. De esa manera, sostienen, la empresa, fundamentalmente la industria, dejará menos huella ecológica en el planeta.

Los siete principios de la economía circular

La economía circular se basa en lo que podría sintetizarse en siete principios:

  • Reducir: Pretende simplificar el consumo de productos, por lo que el ahorro estaría asegurado.
  • Reutilizar: Busca el máximo aprovechamiento de los productos, bien dándole más usos o para la fabricación de unos nuevos.
  • Reciclar: El empleo de materias primas recicladas evita un desmesurado uso de materias primas vírgenes y, por tanto, los recursos naturales se verán menos mermados.
  • Renovables: Podría considerarse una cuarta ‘Erre’ del proceso en la búsqueda de la sostenibilidad. El uso de energías renovables (solar, hidroeléctrica, eólica, biomasa…) no es una moda, sino una necesidad en los procesos de fabricación o de reciclaje.

Las ayudas públicas para implantar modelos de producción para el autoconsumo energético contribuyen definitivamente al ahorro. Las inversiones necesarias son amortizadas en cortos plazos de tiempo y además el consumidor valorará el cambio al empleo energía obtenida mediante sistemas que contribuyan a reducir la emisión de gases efectos invernadero y evitar el cambio climático.

  • Eficiencia vs. obsolescencia: Las autoridades públicas están comenzando a dictar normas contra la habitual práctica de la obsolescencia programada. Es decir, que aparatos de consumo como pueden ser electrodomésticos vean alargada su vida útil o se puedan reparar en lugar de ser sustituidos. Con ello se evitará el exceso de residuos y se ahorrará la energía de su producción.
  • Ecodiseños: La mayoría de ingenieros ya tiene instrucciones para idear productos que no generen residuos –o sean los menos posibles- para frenar los impactos ambientales. También que estos productos puedan ser fácilmente reparados, reciclados y reutilizados (las tres ‘erres’). En el ecodiseño se incluye el embalaje en el que va a ser servido, pensando por supuesto en el reciclaje de los materiales.
  • Proximidad: El traslado de productos se ha convertido en un problema para el medio ambiente. Las toneladas de emisiones a la atmósfera de dióxido de carbono (CO2) que provocan las redes de transporte tienden a reducirse con las compras de productores de proximidad y al empleo de medios más eficientes y menos contaminantes.
  • Comercio justo: Al igual que la explotación de recursos naturales no está bien visto, tampoco lo está recurrir a mano de obra barata sometida a ‘semiexclavitud’ o en condiciones laborales ‘aceptables’. La empresa sostenible velará porque sus productores reciban salarios justos que ayuden a mejorar las condiciones de vida de la comunidad en la que estén asentados.

No todo es ecológico, ojo al greenwashing.

El ‘verde’ es una necesidad y está de moda, es cierto; pero no todo lo es ni puede serlo.

Los términos ‘bio’ y ‘ecológico’ aparecen en millares de envases de productos que cada día adquirimos en los establecimientos de venta al público. ¿Realmente lo son? En muchos casos, sí, por supuesto, pero en otros es imposible.

Veamos ejemplos. La agricultura ecológica en España ocupa unos 2,35 millones de hectáreas de los 23 millones de hectáreas que este país destina a la agricultura. Es decir, aproximadamente el 10% de la superficie útil para el cultivo se rige mediante sistemas considerados ecológicos. En el mundo, el porcentaje es ligeramente inferior.

Y la pregunta sería: ¿Puede la agricultura ecológica alimentar a toda la humanidad? La respuesta, obviamente, es no. Si volviéramos a la agricultura realmente ecológica de los primeros años del siglo XX, la humanidad necesitaría cuatro veces más de terreno cultivable para alimentar a todo el planeta.

La teoría del péndulo tanto en las ideologías como en otras cuestiones ha sido ampliamente estudiada por la sociología; y también por la economía. Siguiendo el ejemplo anterior, muchos productores de alimentos han pasado de la agricultura intensiva a la ecológica obviando el término medio como es la sostenible.

Se han sucedido, por tanto, la máxima explotación de los recursos de la tierra a otros en los que apenas se consumen recursos –salvo el empleo de la tierra-, pero que no podrían alimentar a los cerca de 8.000 millones de habitantes que pueblan el planeta.

No obstante a ello, lo ‘bio’ y lo ‘ecológico’ vende, aunque en muchas ocasiones se engañe al consumidor. Hagámonos otra pregunta: ¿Es ecológica la importación de productos ‘eco’ del otro lado del mundo si para ello contaminamos el planeta con el CO2 que emiten los grandes barcos?

Esta práctica podría considerarse como greenwashing, que puede traducirse como ‘lavado verde’. Es decir la mala práctica de algunas empresas que presentan su producto como respetuoso con la naturaleza cuando en realidad no lo es.

Se trataría de un simple maquillaje para ocultar que el artículo en cuestión no es tan ‘verde’ como aparenta: ni en su elaboración ni en el uso de elementos reciclados ni en su transporte. Se trata sin más de un blanqueo de imagen.

En realidad, las empresas que realmente asumen políticas comprometidas con el medio ambiente y el resto de la sociedad, y sus prácticas sean veraces y comprobables, tienen unas ventajas competitivas muy por encima de aquellas que no lo hacen.

Fórmulas que apenas requieren inversión para ser más sostenible:

  • Disminuya el consumo energético y pásese a lo renovable.
  • Valore si sus proveedores ya son sostenibles; si no lo son, trabaje con otros.
  • Transporte sus mercancías y muévase por su empresa con medios sostenibles. Prime a sus trabajadores que se desplacen en medios públicos.
  • Ahorre papel o utilícelo reciclado.
  • Pregúntese si gestiona bien sus residuos.
  • Promueva en su empresa la educación y la formación ambiental entre sus trabajadores.
  • Habilite horarios de trabajo en los que pueda reducir las horas de calefacción y de aire acondicionado.
  • Calcule su huella de carbono y compénsela dentro de su política de RSC.

En definitiva, conviértase en un empresario comprometido y su empresa en SOSTENIBLE.
 

Artículos recomendados

Preservando el Patrimonio Cultural en la Era Digital: Proyecto ARCH

En un mundo en constante evolución, donde la tecnología impulsa el cambio a una velocidad...

Prioridades del Controller del siglo XXI

Medir, predecir, analizar y convertirse en bussines partnerLa disrupción tecnológica ha variado el...

Se busca "Mini CEO"

 Las organizaciones actuales encuentran en el Controller un apoyo a la alta direcciónHoy, al...
También te podría interesar leer
La formación y el mundo empresarial convergen en la XXXVI graduación de ENAE Business School

La formación y el mundo empresarial convergen en la XXXVI graduación de ENAE Business School

E
Más de 300 alumnos se graduaron ayer en una emotiva e inspiradora ceremonia celebrada en Promenade. El acto contó con la presencia de importantes figuras de la Región a nivel gubernamental, educativo y empresarial que continuamente fueron participes...
ENAE y Panamerican Business School organizan el Summit de Logística 2024 con una gran participación

ENAE y Panamerican Business School organizan el Summit de Logística 2024 con una gran participación

E
Éxito del Summit de Logística 2024 organizado por ENAE y Panamerican Business SchoolEl Summit de Logística 2024, organizado por ENAE Business School y Panamerican Business School, culmina exitosamente con más de 150 asistentes de países como...
Una oficina moderna con profesionales trabajando en gestión logística

Máster en Logística: una respuesta al mercado laboral actual

Demanda de Profesionales Especializados en LogísticaAumento de la demanda en LogísticaLa globalización y la digitalización han incrementado significativamente la demanda de profesionales especializados en logística. No obstante, la formación en este...